Comentarios recientes

    Welcome On Mobius

    Mobius was created by professionnal coders and passionate people.

    We made all the best only for you, to enjoy great features and design quality. Mobius was build in order to reach a pixel perfect layout.

    Mobius includes exclusive features such as the Themeone Slider, Themeone Shorcode Generator and Mobius Grid Generator.

    Our Skills

    WordPress90%
    Design/Graphics75%
    HTML/CSS/jQuery100%
    Support/Updates80%

    Yo hice el análisis de 'Shadow of the Beast' en Micromanía en 1989 y esto es lo que he sentido al jugar al remake

    By admin 2 años agoNo Comments
    Home  /  Tecnología  /  Yo hice el análisis de 'Shadow of the Beast' en Micromanía en 1989 y esto es lo que he sentido al jugar al remake


    The machines rose from the ashes of the nuclear fire…“. Ooops. Creo que me he equivocado. En cualquier caso, de las cenizas de mi memoria he tenido que rescatar recuerdos almacenados hace ya mucho tiempo, en una década muy, muy lejana.

    Porque ha pasado un cuarto de siglo (en realidad, más, que esto de tener a mano la Wiki a veces te hunde en la miseria) desde que realicé la reseña para la revistaMicromanía” de por aquel entonces la última novedad de Psygnosis para “el Amiga”.

    La última novedad no sólo porque acabase de salir por aquel entonces, sino porque de Psygnosis siempre se esperaba algo jugoso y suculento, donde con cada juego que sacaban iban exprimiendo más y más las posibilidades técnicas de aquel “maquinón” que era el Commodore Amiga 500 (y resto de la familia; pongo el 500 porque era el que poseía y así mismo el más vendido).

    De aquel juego recuerdo dos detalles especialmente (estoy ‘tirando’ de una bastante frágil memoria, con lo que ello supone). El primer detalle, la melodía. Absolutamente genial, original y cautivadora. Evocadora, melancólica, profunda. El segundo. El scroll o desplazamiento lateral. Creo recordar que había 12 planos paralelos, una proeza por aquel entonces asombrosa.

    Reconozco que el juego era lo de menos. Se me caía la baba contemplando el planeta, el cielo, las nubes, el paisaje… ¡Qué envidia sentía de no ser capaz de programar a ese nivel! De acuerdo. ¿Y el juego? Pues lo tengo catalogado en algún rincón de mi mente como difícil. Y no, no llegué a finalizarlo.

    Frente al Shadow of the Beast 27 años después, esto es lo que sentí

    Shadow Of The Beast Screen 03 Ps4 Us 10nov15

    Se produce una pequeña elipsis de dos décadas y media y he aquí que Xataka obra una especie de “Regreso al Futuro”. Acudo a ese palacete majestuoso que tienen por oficinas (qué envidia, y no la porquería de edificios “modernos” con espejitos donde es imposible abrir una ventana para que entre un soplo de aire fresco), me plantan ante una PS4, un “SotB”, un mando inalámbrico (¿inalámbrico?, ¿me habré colado en un episodio del “Ministerio del Tiempo”?) y… a jugar.

    Mamma mia! ¿Os acordáis de cuando corríais en el cole, en la clase de Gimnasia, y erais muy buenos dando cuatro vueltas al patio? ¿Os imagináis que ahora os tocara correr un maratón? Ni la banda sonora de “Carros de fuego” os salvaría. Pues eso. Óxido a raudales. Articulaciones que crujen. Dedos que no responden a lo que la mente ordena. Rodillas que se elevan como si pudieran esquivar los golpes que recibo en el monitor. La primera partida la jugué contra mí mismo. Tan real como penoso.

    Menos mal que voy entrando en calor y poco a poco me voy metiendo en el juego. La nueva versión del “Shadow of the Beast”, para mí solito. Soy un privilegiado. Persevero, avanzo. Logro acabar el primer nivel. ¡Tachán!

    [Inciso: el que tuvo, retuvo. Logro “cuajar” la PS4 al poco de comenzar el juego].

    Por si la experiencia no hubiera sido suficientemente intensa, toca lo peor. Grabar un pequeño vídeo. Antes he usado el adjetivo (¿Cabría decir epíteto, en mi caso?) “penoso”. Ahora lo comprenderéis.